03 de Feb. / 2018 ¿Cómo conectarse con los ángeles?

¿Cómo conectarse con los ángeles?

Ejercicios básicos de conexión angélica:

  • Bailando: ya sea música de meditación (tai-chi por ej.) o música alegre, dejando que el cuerpo fluya y que la inspiración divina nos guíe, para ir alcanzando estados de fluidez divina.

“Nada me retiene ni me reprimo”, “Yo Soy” y estoy  vivo en mi Conciencia Divina. “Bailo en libertad absoluta”

El Ángel de Luz se fusionará junto a nosotros y sentiremos mucho calor en el cuerpo, será su energía atravesándonos y hermosas sensaciones de paz, alegría y plenitud.

Podemos entregar esta meditación en movimiento a un propósito: liberación, armonización, liberar la rigidez y las estructuras; el cuerpo responderá con amor.

  • Buscando lugares hermosos: como el parque o la montaña y caminar en silencio, con las manos abiertas “tocando” la energía del lugar y reconociéndolo. Permanecer en el aquí y en el ahora. Sólo abrirse y respirar profundo, liberar los pensamientos, dejándolos ir.

  • En casa: Meditación Activa: Descalzarse y dejar que los rayos del sol envuelvan todo el cuerpo, colocando una mantita en el jardín o en un patio donde haya sol y dejar que el cuerpo se mueva solo. Dejar ir los pensamientos.

Solicitar al ángel su presencia maravillosa y dejar que él nos ayude a alimentarnos de la energía solar, que revitalizan el cuerpo y todas sus células.

Cada tanto realizaremos, con la boca abierta, aspiraciones, como absorbiendo Luz por la boca, recibiéndola en armonía y despacio.

Si el cuerpo tiene cristalizaciones de energía densa (bloqueos) el ángel nos guiará con movimientos específicos y cuando sintamos dolor o molestia, exhalamos por la boca, con la conciencia de que estamos liberando.

  • Si tenemos un día de descanso que no tengamos obligaciones, se lo entregaremos al ángel desde la mañana hasta la noche.

En el comienzo del día solicitamos a todos los ángeles que deseen acompañarnos que nos guíen y nos enseñen a fluir. Que no resistiremos nada que suceda ese día y que permaneceremos todo el tiempo que podamos “aquí y ahora”, y abiertos a sus sugerencias.

Nos dejaremos llevar y estaremos atentos a todo: quién llama por teléfono, qué sugerencia aparece en nuestra mente, qué mensaje nos hace llegar el Universo.

La única pregunta que haremos ese día es “Ángel, ¿qué hacemos hoy?”.

Si visitamos una librería: pediremos que sea nuestro ángel quien nos guíe al libro correcto. Ellos tienen exactos registros del conocimiento que existe en la Tierra y en cada libro. Existen ángeles bibliotecarios, encargados de iluminar y conectar personas y libros, según su estado de conciencia.

Cuando abrimos un libro espiritual la conciencia está buscando realizar una activación en su memoria divina dormida.

Practicar la conciencia de la Presencia del ángel:

Preguntar durante el día:  “ángel, ¿dónde estás?”  y sentir. Puede que sintamos sensaciones o tengamos una visualización fugaz, él nos responderá y nos daremos cuenta de cómo se mueve su conciencia y de cuándo nosotros nos hemos desconectado de él, porque nos costará ubicarlo.