13 de Mar. / 2018 Cómo se debe armonizar la casa

Cómo se debe armonizar la casa

Este método fue dictado por el Arcángel Miguel como una manera confiable de reestablecer la armonía en el hogar. A través de esta limpieza se liberarán todas las energías densas que se pueden haber acumulado en nuestra casa y entorno.

Elementos :

·      incienso, en grano y en aceite (1 bolsita y 1 botellita, sirve como aceite el que se utiliza para hornillo)

·      mirra :en grano y en aceite (misma cantidad)

·      benjuí :en grano y en aceite (misma cantidad)

·      Velas blancas de 7 días ó velas blancas de 3 días : cantidad (3 ó 7 para casos extremos)

Pueden utilizarse además otros colores de velas para casos especiales.

·      Carboncitos vegetales

Curación :

1.     Se debe orar pidiendo la asistencia del Arcángel Miguel, del Maestro Jesús, de los Ángeles protectores de las personas que habitan la casa. Se pide la asistencia de todos los Seres de Luz que acompañan a la familia.

2.     Al sentir ya la asistencia de los Seres de Luz se pide a Dios Padre-Madre que cada integrante de la familia sea envuelto en la protección del Espíritu Santo. Se pide al Arcángel Miguel que se coloquen sobre todos los habitantes de la casa “escudos de Luz” para que sellen esa protección.

3.    Se mezclan en un recipiente todos los granos (de incienso, mirra, benjuí).

4.    Se mezclan en otro recipiente los aceites (incienso, mirra, benjuí).

5.    Se encienden en el patio o en un lugar ventilado los carboncitos que estarán colocados en un recipiente de lata resistente al calor (3 carbones, aprox.)

6.    Cuando ya estén encendidos se les coloca un puñadito de la mezcla de granos para que comience a brotar el aroma y el humo de los sahumerios.

7.    Se recorre toda la casa, sin dejar de lado ninguna habitación. Se abren los placares y también debajo de las camas se debe dejar que emane el sahumerio, decretando con determinación que toda energía ó presencia densa, negativa, abandone la casa de inmediato, en el Nombre de Dios. Se debe orar con fe y determinación, espontáneamente en voz alta, pidiéndole a Dios y al Arcángel Miguel que liberen la casa de toda energía oscura que pueda permanecer en ella, invocando la Llama Azul (energía purificadora de color azul que deshace y elimina toda densidad). La fe es lo más importante, ya que los Ángeles y Arcángeles Guerreros de Luz trabajan también a través de la fuerza espiritual de la persona que realiza la curación.

8.    Luego de recorrer toda la casa y sentir que el ambiente se percibe mucho más liviano, tranquilizador y armónico se encienden las velas diciendo “En el Nombre de Dios te enciendo”, se pueden colocar separadas en cada habitación de la casa y deben dejarse encendidas noche y día hasta que se terminen. Si va a salir colóquelas en un recipiente profundo para evitar accidentes. Las velas irradiarán progresivamente la Luz de Dios con las que han sido bendecidas, trabajando noche y día para propagar la purificación del hogar, la paz y la Presencia de Dios en la casa (por esta razón no se puede insultar ni discutir mientras las velas estén encendidas).

9.     Luego se sellan las entradas de la casa : con la mezcla de aceites se coloca el Nombre de Dios en hebreo (YHVH) sobre las puertas y portones por los que se puede entrar a la casa. También se coloca la Señal de la Cruz diciendo : “mi hogar le pertenece a Dios y a Su Espíritu Santo, sólo aquellos que vengan con bondad en sus corazones podrán entrar. Que se construya una puerta de Luz de Llama Azul que protegerá a mi familia, cual escudo del Arcángel Miguel. ¡Sólo la Luz de Dios entrará en mi casa, aseguro esto en su Nombre Sagrado, ahora y siempre, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que así sea, así es y así será !

Así quedarán formadas puertas de Luz en cada entrada de la casa que la protegerán de toda fuerza densa externa.

10.Ya finalizado esto se agradece a todos los Seres de Luz que ayudaron en la curación, en especial a la Fuente Divina, al Arcángel Miguel y al Maestro Jesús. La curación habrá concluido.

11.Esta curación debe realizarse siempre, sin dejar pasar grandes períodos de tiempo entre curación y curación.